Spam

Todos tenemos un cierto miedo cuando nos llegan mensajes al correo electrónico en los que nos invitan a compartir una gran suma de dinero, o a conocer a una bella mujer del norte de Europa que casualmente se ha enamorado de nosotros.

¿Qué pasaría sin contestáramos?

Esta es la historia, muy divertida, de James Veitch, una semana en contacto con un distribuidor de oro y más. Relájate y disfruta de un buen rato.

James Veitch Spam